Mediciones



Un estudio y planificación integral de entrenamiento comienza con una medición de las capacidades iniciales.
Una batería de test de velocidad-agilidad, de fuerza-resistencia; mediciones de máximos y pico de potencia… Los resultados obtenidos se utilizan para establecer los objetivos y desarrollar el programa de entrenamiento.
Durante el entrenamiento se mide la potencia con el encoder dinámico. Así evitamos sobrecargas en el entrenamiento. Las plataformas de contacto por infrarrojos y células fotoeléctricas miden la potencia en los ejercicios de salto y velocidad.
Con una antropometría (bioimpedancia) medimos el peso, porcentaje de grasa, músculo y agua, en diferentes zonas del cuerpo. Todos estos datos se utilizan para medir la evolución y mejora del entrenamiento.
Prevención de lesiones en el entrenamiento
Integramos el entrenamiento de prevención en el entrenamiento físico. Una correcta preparación física evita muchas lesiones. 
Partimos de la mécanica lesional y enseñamos a trabajar correctamente con el fin de evitar las posiciones en las que, biomecánicamente, las articulaciones son más vulnerables (alineación tobillo, rodilla, cadera y tronco…)